LGBT: pasos para casarte si formas parte de este colectivo

Si has decidido celebrar una boda LGBT, ¡enhorabuena! Ahora solo tienes que formalizar los pasos para dar el tan esperado sí. En España no existe la posibilidad de llevar a cabo bodas religiosas entre las bodas del mismo sexo. Por eso, el trámite deberá llevarse a cabo por un proceso civil. Los requisitos serán los mismo que les piden a las parejas heterosexuales.

Boda LGBT: documentación requerida

Primero deberéis acudir al Registro Civil para abrir un expediente matrimonial. Los documentos para llevar a cabo dicho proceso os los van a facilitar en el mismo registro. Vais a tener que hacer una Instancia de Matrimonio o declaraciones juradas. Para abrir el expediente matrimonial necesitareis vuestra partida de nacimiento. Si no la tenéis, la podéis pedir en el registro de la ciudad donde nacisteis. La partida de nacimiento también se puede pedir online y te la envían a tu domicilio.

También os van a pedir el Documento Nacional de Identidad o Pasaporte con una fotocopia para compulsar. Asimismo, el Certificado de Empadronamiento o Residencia, que se consigue en el ayuntamiento donde estés registrado o empadronado. Pero ojo porque este certificado caduca a los tres meses. Si no tenéis los certificados o documentos que demuestran que vivís en dicho municipio vuestra residencia puede ser validada con recibos como la factura de la electricidad, del gas… Si alguno de los dos cónyuges está divorciado/a o es viudo/a, deberá presentar el certificado literal de matrimonio anterior con el certificado de divorcio.

Casarse en los juzgados

Los juzgados están bastante solicitados. Por lo general, celebran las bodas en días entre semana. Después de presentar toda la documentación hay que pedir hora, pero la solicitud o encontrar un espacio libre puede demorar incluso más de un mes. Si deseáis un enlace de fin de semana quizás podáis hacer una petición explicita a vuestro ayuntamiento. Con tiempo, y si no os la conceden, simplemente ir a hacer el trámite una mañana y posponer el resto de la celebración para un día festivo.

Otra opción es la de celebrar tu boda LGBT ante notario. Es un procedimiento mucho más rápido. De hecho, te puedes casar de una semana para otra en un acto que es de muy corta duración. Los derechos y las obligaciones son los mismos. Solo cambia el tipo de trámite que da la validez a la unión entre los dos miembros que desean formalizar su relación.

Tu boda es tuya

Al final, la cuestión es poder llevar a cabo tu boda como la desees y disfrutar de ese día con los tuyos. Está claro que debes seguir los pasos y formalizar todos los trámites para poder casarte legalmente. Así garantizas todos tus derechos y los de tu pareja. Pero, al final, lo más importante es que disfrutéis de este día tan importante como tú y tu pareja deseéis.

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

boda gay ante notarioLGBT: cosas que debes saber si quieres casarte