Pasos imprescindibles en una boda si uno de los dos es un enfermo terminal

Es una situación triste pero en la que hay que pensar. ¿Qué es necesario para celebrar una boda si uno de los dos es un enfermo terminal? Aquí te lo explicaremos.

Cuando una persona enferma recibe la mala noticia de que sus males no tienen solución, suele pensar en sus seres queridos. Sobre todo en sus hijos y en su pareja, que serán sin duda los más afectados por la noticia. No sólo anímicamente, sino también en otros aspectos de su vida cotidiana.

Por eso, y para minimizar en lo posible los trámites y gestiones que habrá que acometer cuando fallezca, es conveniente dejar resueltos el mayor número de asuntos posible. Sobre todo, si el enfermo terminal y su pareja no han contraído matrimonio legalmente. Aún más si tienen hijos menores y propiedades. O si el enfermo tiene hijos a su cargo que no tienen más familia.

En estos casos, es aconsejable casarse. La enfermedad, siempre y cuando el enfermo sea completamente consciente de sus actos, no es un obstáculo para celebrar un enlace. Aunque la proximidad y seguridad de un desenlace fatal le otorga a este tipo de matrimonios un carácter especial. Para empezar, su nombre, ya que se les conoce habitualmente con la denominación de “in artículo mortis”.

Boda si uno de los dos es un enfermo terminal: trámites

Los pasos que se deben dar para celebrar una boda si uno de los dos es un enfermo terminal no son tampoco los habituales. Prácticamente todos los casos, el enlace tendrá que celebrarse en el lugar en el que se encuentre el enfermo. Puede ser su domicilio o en una clínica, u hospital. Estos son los trámites a realizar:

Solicitar un certificado médico que atestigüe la boda si uno de los dos es un enfermo terminal. Hay que certificar que le queda poco de vida y que quiere contraer matrimonio antes de fallecer de forma voluntaria.

Presentar este certificado ante el Registro Civil de la ciudad o pueblo en el que va a celebrarse el matrimonio. Si el lugar no cuenta con dicho organismo, habrá que presentarlo en la localidad más cercana de la que dependa el municipio y cuente con dicho registro. El juez que se encargará de oficiar la boda acudirá entonces donde esté el enfermo. Le acompañarán el secretario judicial y un médico forense. Éste último se encargará de determinar que el enfermo está en perfectas facultades mentales y que quiere casarse.

Encontrar dos personas que consientan en ser testigos de la boda y que puedan estar presentes en el momento en que se celebre. Esto será justo después de que el forense determine que el enfermo está mentalmente capacitado para casarse y que lo hace de manera voluntaria.

La boda si uno de los dos es un enfermo terminal,  es un trámite que apenas dura unos minutos. Básicamente consiste en la lectura de los mismos artículos del Código Civil que en un cualquier matrimonio. Al acabar, los contrayentes y testigos tendrán que firmar el acta matrimonial.

Por último, hay que llevar dicho acta al Registro Civil. Allí se entrega para que quede registrado el matrimonio cuando los funcionarios comprueben que la boda cumple todos los requisitos que pide la ley. Si este acta no se deposita, el matrimonio no tiene validez, por lo que es muy importante no olvidarse de hacerlo.

Dejar un comentario

casarte de forma urgente por enfermedadRazones para casaros si uno de vosotros está enfermo