Gays y lesbianas: cosas que debes saber si vas a casarte

Muchas parejas, tras un tiempo de noviazgo, hayan convivido o no, piensan en formalizar la relación y contraer matrimonio. Hasta julio de 2005 solo lo podían hacer las parejas heterosexuales. Desde entonces, gracias a la ley de matrimonio igualitario, también es válido el matrimonio entre gays y lesbianas.

Eso quiere decir que los matrimonios homosexuales, de gays y lesbianas, tienen la misma consideración que los heterosexuales. Esto es así desde hace casi doce años en España. Por lo tanto, los trámites que hay que llevar a cabo para contraer matrimonio entre gays y lesbianas son los mismos que para que se casen un hombre y una mujer.

Si vais a casaros, debéis saber ciertas cosas antes de dar el “Sí quiero”:

Gays y lesbianas: cosas que debes saber si vas a casarte

Infografía de cosas a saber para casarse ante notario con Bodayaa

En esta infografía habéis conocido 8 cosas que se deben saber antes de dar el gran paso.

Matrimonio entre gays y lesbianas: papeleo y trámites 

Para empezar hay que solicitar varios papeles, lo que lleva un tiempo. Se trata del certificado literal de nacimiento y el de empadronamiento o residencia. Para conseguir el primero hay que acudir al Registro Civil de la localidad de nacimiento. También es posible realizar el trámite a través de la web del Ministerio de Justicia si no es posible desplazarse o es más cómodo hacerlo vía telemática. En cualquier caso, el que se necesita de cara a la boda debe tener menos de un año.

En cuanto al de empadronamiento, debe indicar que se está empadronado en la localidad en la que se desea presentar la solicitud de matrimonio. También hay que tener en cuenta que, una vez recibido, el certificado de empadronamiento caduca a los tres meses. En caso de no estar empadronado en el lugar en el que se desea celebrar la boda, se puede demostrar la residencia en ella mediante una factura a nombre del contrayente en cuestión con la que probar que vive en la ciudad. Por ejemplo, del agua o del gas.

Si alguno de los cónyuges ha estado casado antes y se ha divorciado, o se ha quedado viudo, también debe pedir el certificado literal de dicho matrimonio. También la anotación en el Registro Civil del divorcio o el fallecimiento del otro cónyuge.

Cuando ya se han conseguido todos los papeles, hay que presentarlos en el Registro Civil. Allí hay que acudir con, al menos, un testigo. Los funcionarios recibirán los papeles y los examinarán para comprobar que todo está conforme a la ley y se puede seguir adelante con la boda. Eso sí, habrá que esperar algo más de un mes hasta recibir la autorización definitiva.

Ya con el lugar en el que se va a celebrar la boda elegido, hay que tener en cuenta que es muy poco probable que en la ciudad en la que se celebrará la boda se celebren matrimonios en fin de semana o por la tarde. Lo más habitual es que sean por la mañana y en día laborable, algo a tener en cuenta de cara a los dos testigos necesarios ese día. También si hay invitados, porque no siempre podrán escaparse de sus obligaciones laborales o docentes. Sobre todo si viven en otra localidad y tienen que desplazarse. Por ello muchos matrimonios de gays y lesbianas celebran su boda civil en la intimidad. Luego preparan una fiesta de celebración otro día, cuando sus seres queridos tengan más fácil acudir a celebrar el enlace con ellos.

Dejar un comentario

razones para casarte si eres gay o lesbianagays y lesbianas